Nuevo Ford Kuga eléctrico

¡Electrificado! No es ni mucho menos el adjetivo o definición que había pensado dar en una sola palabra a un coche completamente nuevo, pero es la realidad, más allá de lo bonito o práctico que sea, este nuevo Ford, made in Spain, nace completamente electrificado.

A simple vista resulta evidente que nada tiene que ver con el anterior Kuga. Es tan diferente que bien podría haber cambiado de nombre, aunque nos gusta el de Kuga. A simple vista casi parece más un Focus de última generación algo más elevado. La altura no da como para pensar en un Kuga, que era más 4×4, aunque como aquel, también responde a las señas de un SUV, pero en este caso de forma muy inteligente, apostando más por una línea SUV con aspiraciones monovolumen, por el espacio interior y la modularidad. El nuevo Kuga, a nivel de diseño, nos parece un sobresaliente. ¿Por qué? Fácil, porque su nueva imagen de estilo es la misma que tiene el Focus pero respondiendo a todo lo que el gran público desea, una estética SUV y un interior monovolumen: atractivo por fuera, alto para dominar el tráfico y que los riñones no sufran, y espacioso como para cargar lo que sea.

Nueva plataforma y mucho más espacio

El nuevo Kuga ha sido realizado sobre la nueva plataforma global C2 de Ford, que ha recibido un intensivo tratamiento de adelgazamiento recurriendo a muchos elementos de aluminio hasta reducir su peso en 80 kg de media. Más espacio y modularidad definen el interior del coche que es 44 mm más ancho, 89 mm más largo y 6 mm más bajo que el viejo Kuga, con una distancia entre ejes que se incrementa en 20 mm para proporcionar mayor espacio para los pasajeros y el maletero. La modularidad de este reside en la posibilidad de desplazar la fila de asientos traseros para favorecer el espacio para las piernas o para incrementar la capacidad del maletero, que llega a los 645 litros, una referencia en su segmento. Pero si el concepto de carrocería del nuevo Ford Kuga nos convence, mucho más lo hace la gama motriz de la electrificada familia Kuga, que ofrece versiones Híbrido Enchufable (PHEV), EcoBlue Hybrid con tecnología Mild Hybrid y Kuga Hybrid  sin olvidar los más convencionales motores EcoBlue diésel de 1.5 litros y 2.0 litros y EcoBoost de gasolina de 1,5 litros, todos ellos asociados a la nueva caja de cambios automática de ocho velocidades y según versiones el cambio manual de seis relaciones.

Made in Spain y completamente electrificado

Es un orgullo que siendo el nuevo Kuga el primer Ford electrificado sea fabricado en España, en Valencia, para todo el mundo. Se fabricará en otras factorías de la marca, pero desde Valencia llegará a muchos países. Ya en su momento Ford anunció que lo que se iba a electrificar sería la gama entera, con una versión electrificada de cada uno de los vehículos que comercializa en Europa hasta llegar a un total de 18 modelos de aquí a finales de 2021. De este objetivo inicial, el nuevo Kuga es el primer Ford que ya se ofrece con tecnología híbrida enchufable, Mild Hybrid y totalmente híbrida. De todos ellos sin duda el Kuga híbrido enchufable (PHEV) es el nuevo rey de la familia: este combina un motor de gasolina de 2.5 litros y cuatro cilindros con un motor eléctrico y un generador apoyado en una batería de ion-litio de 14,4 kWh para generar 225 CV. El resultado es una autonomía eléctrica de 72 km (56 km en medición WLTP) de forma que un usuario convencional que tenga a menos de esa distancia su trabajo o su destino diario no tendrá que recurrir al motor térmico o a reponer combustible en mucho tiempo. La carga de batería se puede realizar en una fuente de alimentación convencional de 230 voltios en seis horas, una carga que además se puede hacer de forma completamente programada (para utilizar horas valle y beneficiarse de tarifas más bajas) y la misma batería se recarga de forma automática por medio de la carga regenerativa procedente del frenado. Además, el usuario dispone de cuatro modos de uso para elegir siempre cuando gastar la batería: modos EV Auto, EV Now, EV Later y EV Charge. Así, puede elegir circular con motor térmico para cargar al máximo la batería antes de entrar en el centro de la ciudad, por ejemplo.