ENTREVISTA KARIM HABIB, VP SENIOR Y DIRECTOR DEL CENTRO DE DISEÑO KIA: “¿TIENEN CARA LOS COCHES?”

Vicepresidente Senior y Director del Centro de Diseño de Kia, nos revela los secretos del diseño de un automóvil abordando diferentes temas que despiertan la curiosidad del público.

En esta primera entrega, Mr. Habib aporta su visión sobre un tema recurrente: ¿Tienen cara los coches?.El frontal de un automóvil suele presentar una fisonomía similar a la de un rostro humano o animal, y es capaz de transmitir emociones con un lenguaje gestual similar.

Kia ha realizado una fuerte apuesta por el diseño, consciente de su importancia y de que es una forma más de aportar la máxima calidad a sus productos. Los modelos de Kia destacan por emplear un lenguaje de diseño claro y vanguardista, que ha sido reconocido con los más prestigiosos galardones: más de 20 premios iF Design Award desde 2010 y 25 Red Dot Awards desde 2009, el más reciente otorgado al Kia XCeed, donde ha sumado tres tripletes consecutivos en 2017, 2018 y 2019.

Karim Habib se puso al frente del diseño de la marca en octubre de 2019 y desde su puesto en la sede central de diseño global de Kia en Namyang (Corea), tiene el reto de seguir manteniendo la excelencia de diseño característica de Kia y trazar su futura estrategia. Nacido en Líbano, Habib estudió Ingeniería Mecánica en la Universidad McGill en Canadá, así como Diseño de Transporte en el Art Center College of Design en California; y ha desempeñado cargos de responsabilidad en los departamentos de diseño de Daimler, BMW e Infiniti.

El diseño de un automóvil tiene muchos aspectos curiosos que, con la experiencia y conocimientos de Karim Habib, Kia va a ir desvelando. En el primero se aborda un tema que hasta un niño detecta al mirar el frontal de un coche.

¿Los coches tienen cara?

“Definitivamente sí, tienen cara. Es muy fácil explicar la similitud de elementos: los ojos con los faros, la parrilla por lo general se asocia con la nariz y la parte inferior es una especie de boca. Algunos coches han tratado, en ocasiones, de apartarse de eso. Por ejemplo, muchos modelos de los años 80, que tenían los faros escamoteables, se alejaron un poco de ese concepto. Pero de alguna manera siempre vuelves a ello, porque creo que queremos identificarnos con esa imagen. Hay factores que influyen en esto. La personalidad que le damos a un automóvil. También su escala, la altura de los coches es similar a la de una persona, y esto funciona. No son como un edificio, donde un diseño con forma de cara no funcionaría. Y también por el movimiento…. Y no tiene por qué ser solo un rostro humano, la cara de un animal también transmite emociones. En Kia tenemos al tigre como fuente de inspiración.

En 2006 Kia introdujo la nariz del tigre en el diseño del frontal, un concepto que seguimos reinterpretando y que forma parte del ADN de la marca”, explica Karim Habib.

¿Cómo se logran generar emociones con este patrón de diseño?

Si tomas la cara como punto de partida, puedes aplicar un diseño sonriente, agresivo o concentrado trabajando con el conjunto y sus elementos. Así que, con este tipo de miradas, para estas identidades, se puede crear una emoción que transmita el carácter del vehículo. En Kia tratamos de crear una emoción positiva y que no sea agresiva. En el Stinger, por ejemplo, diseñamos una mirada más concentrada y más centrada en la acción de lo que está haciendo. Al tratarse de un coche deportivo, obviamente está un poco más concentrado y centrado, pero no creo que deba ser agresivo. Creemos que los coches deben ser amigables en general, y el Stinger demuestra que se puede ser amable y concentrado al mismo tiempo. En el otro lado de la balanza, un Picanto siempre tendrá un carácter mucho más amigable que el Stinger.

El Kia Niro, por ejemplo, también transmite ese carácter amable…

Sí, por supuesto. También tiene que parecer serio porque es un coche, es una herramienta de transporte, pero el Niro es un modelo amigable, está allí para ayudarle todos los días. Es muy importante que tengamos este aspecto accesible; algo a lo que puedas acercarte sin preocuparte.

Las nuevas tecnologías de iluminación permiten a los diseñadores añadir expresividad a un coche y crear una firma lumínica característica de la marca. ¿Cómo se trabaja esa firma?

Seguimos desarrollándola. Queremos una firma reconocible, pero también deseamos que evolucione y sea diferente en cada modelo. Actualmente trabajamos con lo que llamamos el ‘latido del corazón’, que es básicamente una línea que cae y luego continúa o sube. Así que tenemos ese concepto como una especie de inspiración que tratamos de reflejar en cada modelo, pero sin seguir exactamente el mismo patrón. No queremos exactamente la misma firma, pero sí el mismo principio y concepto.

Los coches eléctricos y de hidrógeno tienen menos necesidades de refrigeración y no necesitan una ‘boca’. ¿Pierden expresividad como resultado?

Su configuración técnica supone es un reto desde el punto de vista del diseño, justamente por la fisonomía humana o animal de la que estamos hablando. Si le quitas la boca a un rostro, la expresión es mucho más difícil de crear. Y eso es parte de lo que estamos trabajando en el diseño frontal. Por supuesto, se puede tomar el camino de hacer una parrilla y rellenarla en negro. En algunos casos esta solución tal vez tenga sentido, pero en otros casos queremos utilizar estos nuevos requisitos tecnológicos para crear una nueva identidad, que sea más honesta y auténtica. Por otro lado, al eliminar la parrilla se abre el camino para diseñar algo más limpio, elegante y moderno.

En definitiva, si simplemente le quitas la “boca”, entonces es como si faltara algo; pero si la reemplazas, tal vez con un significado diferente, te llevará a abrir nuevos caminos.

¿En la parte trasera también se trabaja con el diseño con forma de cara?

Algunos diseñadores también trabajan con ese concepto y algunas marcas creen que también puedes dibujar una cara en la parte trasera de un coche. No sé… Para mí, esa zona del coche  necesita carácter y ser reconocible.

En Kia intentamos hacer coches dinámicos y deportivos para todo el mundo. Automóviles que tienen una buena presencia, que se asienta muy bien en la carretera: las posición, tamaño y diseño de las ruedas, los volúmenes de la carrocería… son aspectos muy importantes en el lenguaje de diseño de la marca. Mirando el coche desde la parte trasera, nuestra manera de expresar el carácter son los hombros, curiosamente, otro elemento del mundo animal que transmite una determinada posición y acción, trasladado al diseño de un coche. Con ellos potenciamos la identidad de las ruedas y la fuerte presencia y posición del coche sobrey el Cáucaso.